Dra. María LuisaLa Dra. María Luisa Piraquive, culminó sus estudios de educación secundaria a través del programa bachillerato por radio, que lograba adelantar en las horas de la madrugada. Posteriormente adelantó estudios universitarios a través de la modalidad a distancia alcanzando el título profesional en Literatura y Lingüística. Todo ello llevando en forma paralela y de manera ejemplar su responsabilidad como Madre, Esposa y mujer trabajadora para obtener el sustento de su familia. Muchas personas la imitaban y estudiaban a distancia también, al conocer su labor espiritual, su esfuerzo y ejemplo de superación. Esta experiencia la marcó al punto que, orienta parte de sus esfuerzos para que aquellos niños que estudian en situaciones precarias, puedan tener una educación en condiciones dignas.

El sentido de responsabilidad y el cumplimiento con el deber de esposa, madre y ama de casa fue el legado de su señora madre. Su educación y formación en valores estuvieron a cargo de su tía paterna, quien no tuvo hijos. Los primeros años de la vida de María Luisa fueron difíciles, pues era la época de la violencia y su padre era teniente de la policía y le trasladaban frecuentemente de pueblo en pueblo.

Trayectoria laboral

Con su amplio sentido de superación, perfeccionó su conocimiento en el manejo de las máquinas de coser, bordado de cubre-lechos y en la fabricación de ropa de bebé.

Desde muy joven ha sido una mujer autodidacta, durante veintitrés años trabajó en la modistería; de un libro de corte y confección, extractó moldes para vestidos de niña y de adulto, adquiriendo habilidad en la elaboración de ropa para ella misma, sus hijas, su mamá, sus hermanas y algunas personas de la iglesia, ahorrando así el dinero, al no ser necesaria la compra de la misma en los almacenes. Llegó a diseñar vestidos de novia y de quinceañera; aunque económicamente le representaba beneficios, consideraba esta actividad como un pasatiempo, toda vez que para ella siempre fue agradable realizarla.

Su experiencia le permitió instruir en ésta industria a varias personas, de modo que se consiguieran ayudarse en la parte económica y obtener su propio sustento.

Inicios de la vida espiritual

A los dieciséis años conoció a Luis Eduardo Moreno Moreno, por ese entonces predicador de la Iglesia Pentecostal, con quien contrajo matrimonio el 16 de Septiembre de 1966. Desde esa época, se propuso interesarse y esforzarse por conocer la Obra Perfecta del Señor, de tal manera que empezó a leer la Biblia de principio a fin, una y otra vez, con la intención de indagar y averiguar acerca de la verdad, puesto que era muy desconfiada y quería entender por sí misma la Doctrina; algunas veces su esposo la ayudaba, explicándole acerca de múltiples aspectos de la Biblia. De esta forma el Evangelio se convirtió en el eje principal de su vida.

Con su continua reflexión y el estudio de las escrituras, teóricamente conoció la Obra del Espíritu Santo, percibiendo la necesidad de buscar y recibir los Dones. Se enamoró profundamente de Dios y se convirtió a su verdad disponiendo su corazón para Él. Tomó la decisión de recibir el Bautismo en Agua en el año de 1969. Recibió capacitación en la teoría o gramática y el manejo de instrumentos musicales, motivada por su esposo Luis Eduardo, quien le compró un acordeón y le contrató un profesor de música del conservatorio; realizó las clases en su casa por un término de dos meses y medio. Para su esposo, fue la compañera idónea, con el apoyo de ella y su paciencia hubo una gran transformación en sus vidas espirituales; juntos escudriñaban y profundizaban en el conocimiento de las Escrituras, explorando en el texto bíblico en pos de respuestas y de imitar al hombre que compró el gran campo tras hallar los preciados tesoros de la verdad.

De esta manera la Biblia se convirtió en el eje principal de su vida, en el objeto de su reflexión continua, pues el estudio de las escrituras la llevo a inquirir en la función del Espíritu Santo, enseñando la necesidad de buscar y recibir los dones espirituales. De esa forma, en compañía de su esposo Luis Eduardo Moreno y cuatro personas más en 1972, da inicio a la congregación Religiosa Cristiana: “Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional”, fundamentada en la Biblia, inicialmente dirigida por Luis Eduardo Moreno, siendo un ejemplo vivo a imitar por su amor y entrega incondicional a la obra del Señor, atendiendo los asuntos relacionados con la Iglesia a nivel nacional e internacional.

Tras el fallecimiento de su esposo en el año 1996 La Dra. María Luisa se convierte así en la única mujer en el mundo que lidera una iglesia de origen colombiano, y que además ha llegado a todas las latitudes, con un alcance y crecimiento extraordinario por sus 850 templos en 45 países, cambiando la forma de sentir, pensar y actuar de multitud de personas en los 5 continentes a través de sus enseñanzas de la Biblia en directo transmitidas en vídeo y en varios idiomas.

 

 Biografía de la Dra. María Luisa Piraquive en su Infancia to Top