Dra. Maria Luisa Piraquive

María Luisa Piraquive, nacida el 10 de febrero en el municipio Chipatá, departamento de Santander – Colombia. Sus padres Obdulio y María, conformaron un hogar compuesto por diez hijos – seis mujeres y cuatro hombres – siendo ella la tercera entre sus hermanos.

Creció en un hogar humilde y modesto, rodeada de la naturaleza, en el municipio de Sáchica – Boyacá. Desde sus primeros años, manifestó su inclinación por los animales y los paisajes, aprendió a llevar una vida feliz contemplando la obra de Dios y su perfección, anhelando una comunicación directa con el Creador.

Las limitaciones económicas que la rodearon, no fueron obstáculo para vivir feliz; exploraba cuanto encontraba a su paso, disfrutando los colores, olores, imágenes y sonidos de su entorno. Descubrió su gusto y talento por la música, cantaba con voz en cuello, entonaba las canciones rancheras de la época, dejando atónitos a los trabajadores del campo; este gusto por la música lo heredó de su padre, amante de la música e intérprete de la guitarra y el acordeón.

Amor por lo de Dios

Desde su niñez fue muy inquieta por lo de Dios. En sus juegos llamaba a Dios esperando que Él le contestara, le preguntaba: ¿Dios donde estás?, deseaba que en el cielo aparecieran letreros en los que Él le hablara algo. La Dra. María Luisa narra en el libro de Vivencias que a la edad de siete años tuvo el siguiente sueño:

“SOÑABA QUE ERA EL FIN DEL MUNDO Y QUE EL SEÑOR JESUCRISTO ESTABA APARTANDO LAS ALMAS PARA EL CIELO Y PARA EL INFIERNO.VEÍA DOS MONTONES DE CUERPOS DE PERSONAS MUERTAS Y YO ESTABA AL LADO DEL SEÑOR OBSERVANDO LO QUE ÉL HACÍA. DE REPENTE SE DIRIGIÓ A MÍ Y ME DIJO: “ AYÚDAME A ESCOGER LAS ALMAS PARA EL REINO”, YO LE RESPONDÍ “SÍ SEÑOR, PERO CUANDO YO ME MUERA TÚ ME LLEVAS PARA EL CIELO”. EL SEÑOR NO ME RESPONDIÓ CON PALABRAS, SINO QUE MOVIÓ SU CABEZA AFIRMATIVAMENTE Y COMENCÉ A ECHAR TODAS LAS ALMAS PARA EL CIELO, NINGUNA PARA EL INFIERNO.”

Despertó sorprendida por este sueño, lo conservó en su memoria hasta que llegó por primera vez a la iglesia evangélica en 1965 y lo relató a una persona anciana de la congregación, quien le interpretó que era un llamamiento de Dios, lo que quiere decir, que el Altísimo la había predestinado para servirle.

Educación e Inicios en lo laboral

Debido a la falta de recursos su educación se vio obstaculizada, por lo cual sólo cursó hasta quinto de primaria, y fue una tía suya, la que se hizo cargo de educarla en valores como el trabajo y la disciplina personal. Para aquel tiempo, en donde vivía, no existían establecimientos educativos para cursar el bachillerato y las personas con solvencia económica tenían que trasladarse a la ciudad de Tunja, Saboyá o a Villa de Leyva para estudiar en el colegio Normal Nacional, donde se preparaban para ser maestros de escuela. Ella siempre fue sobresaliente en sus estudios, ocupando siempre los primeros lugares, participaba en la escuela en obras de teatro, bailaba, recitaba y cantaba.

Cuando cumplió sus trece años de edad se quedó a vivir definitivamente en Bogotá, para continuar con sus estudios, comenzó a trabajar en fábricas de confecciones pegando botones, abriendo ojales y cortando hebras de hilo. Su instinto de superación rápidamente la llevó a capacitarse en el manejo de las máquinas de coser, obteniendo el ascenso y aumento de sueldo; se perfeccionó en el bordado de cubre-lechos y en la fabricación de ropa de bebé; desde esa época, La Dra. María Luisa asumió el cuidado y la manutención de sus padres y hermanos para que no les faltara nada.

En el año de 1979, la Dra. María Luisa tuvo la oportunidad de continuar con sus estudios y culmino su bachillerato por radio y un curso de ingles, graduándose en el año 1988. Mas adelante, se inscribió en la Universidad de la Sabana y comenzó su carrera; se graduó en el año 1993 como Licenciada en Educación con especialidad en Lingüística y Literatura.

 

 Biografía de la Dra. María Luisa Piraquive en su Adolescencia to Top