Esta fue la Primera Profecía de Dios a través de la Hna. María Luisa

“Luis, sigue predicando, porque de este pequeño redil, levantaré una obra muy grande, donde me manifestaré, prosperaré, traeré las almas de dos en dos, te enseñaré la doctrina y predicarás a mucha gente, te usaré, te daré todos los dones espirituales, impartirás el Espíritu Santo, te guardaré y te respaldaré, viajarás por muchos lugares, pueblos, ciudades y naciones, mi obra crecerá por el mundo, Yo la levantaré.

No vayan de casa en casa a predicar, ni por los parques, ni en los buses, ni en las esquinas de las calles, no tendrán que hacer programas, ni campañas, ni propagandas de ninguna especie porque Yo traeré las almas y las convertiré a mi verdadera obra, Yo mismo la dirigiré y la gobernaré, no se unan a ninguna congregación, ni a ninguna denominación, ni a ningún concilio, porque Yo seré el que dirigiré la obra.

Quienes están en esas congregaciones son materialistas, no les importa lo espiritual sino lo material, aman el dinero y aman los primeros lugares para que los reverencien y les rindan homenajes y honores. Ellos mismos se nombran como ministros míos sin haber sido autorizados o encargados por Mi; Yo no los he llamado ni los he puesto en los lugares donde dicen estar, todas esas congregaciones son materialistas y si en uno de esos lugares hay una alma sincera, yo la sacaré y la traeré a este lugar.

Te envidiarán muchos pastores y te odiarán, como también algunos pastores vendrán a este lugar y se convertirán. Esta es mi obra que voy a levantar, será grandemente prosperada, recogeré y traeré a todas las ovejas a este redil, las que están descarriadas, las maltratadas, las cojas, las patiquebradas, las decepcionadas, las afligidas, las que se han vuelto atrás por los malos testimonios. Recogeré a las tristes y desvalidas, las mancas, las ciegas e ignorantes, a todas estas ovejas les daré vida en abundancia, paz, gozo y felicidad.

Yo haré la obra, Yo me manifestaré y te respaldaré varón, aunque muchos te van a envidiar y se preguntarán qué le habrá pasado a este hombre, que sin tener nada, ni riquezas, ni preparación intelectual y por qué esa Iglesia tan grand?. Unos desearán la muerte para ti y otros desearán unirse, tener contacto contigo y con mi obra, aun vendrán dirigentes de otras congregaciones y se unirán a mi Iglesia, viajarás mucho y no tendrás necesidad de pedir dinero a nadie porque Yo pondré todo en el momento preciso. Por dinero, no te preocupes porque te daré en abundancia, no tendrás necesidad de realizar eventos o actividades para recolectar fondos porque todo lo pondré.

No me manifestaré en otros lugares como lo voy a hacer en esta mi obra que comienza. Yo los he llamado porque vosotros sois sinceros y amáis lo espiritual y en verdad he visto la rectitud e integridad en ti varón  y te he escogido desde el vientre de tu madre. A cualquiera que desee hacerte mal, Yo lo castigaré duramente, te he dado poder para atar y desatar.

Toda persona que entre a mi lugar será bendecida materialmente para que crea que Yo me manifiesto en la Iglesia. Traeré a los que han de ser salvos, manejaré mi obra y crecerá por muchos lugares ene este país y en el extranjero, mucha gente se convertirá, respetarán mi obra, te enseñare mucha doctrina, te daré revelaciones, respaldaré tu palabra.
Desde este momento, mi palabra comenzará a trabajar en los corazones sinceros de quienes quieran seguir y añadirse a vosotros. Tienen que ser independientes de las demás congregaciones, porque vosotros no podéis someteros a leyes y ordenanzas humanas. Mi Espíritu los guiará, los dirigirá y les enseñará todas las cosas”.